Paris & Disney


Hola bonit@s,

Hacía tiempo que no os escribía, pero siempre os e sentido cerca hasta os he escrito textos que seguramente como siempre, nunca publicaré. Pero me compensa el siempre estar en contacto con muchos de vosotros por redes.

Hoy, cómo veis, os quería hablar de mi viaje a París. Estuvo dividido en dos partes, visitar París y luego Disney Land París. 


Debo deciros que no os lo contaré en versión Blogger normal, os lo contaré con la visón de una persona discapacitada. Ya sabéis, que es bastante difícil los viajes teniendo problemas de movilidad, dolores musculares, sensibilidad química o muchas de las cosas que sufrimos los que padecemos enfermedades. Pero pude, y quería contaros y animaros a los que no se atreven que si pueden, pese a que luego vengan brotes, a mi me mereció la pena.

Mi padre me quiso regalar éste viaje, ya que sabía lo importante que es para mí París. Y también quería hacerme un viaje éste año, pero no me atrevía yo sola ir a un sitio ya que viajar supone caminar, caminar y caminar, y más si se está sola, se hace complicado.
Y bueno, nos dispusimos a ir en coche primero porque nos encanta la carretera, y segundo porqué viajábamos con nuestro perrito. Y viajar conmigo y el perrito supone muchas maletas jajaja.
Cogimos un Arbnb (para quién no sepa qué es, es una página dónde las personas alquilan sus alojamientos por noches) cerca del parque Disney, ya que si yo tenía algún brote en alguno de los días que estábamos allí, poder ir a descansar. Y la verdad que, en coche, estábamos a 3-5min contados.
Fuimos 5 días los cuales planeamos el primero visitar París, el segundo Disney, el tercero París, el cuarto Disney y el quinto ya para volver en coche de nuevo a casa que es un día entero.
Lo malo de una persona con discapacidades, es que estamos muy limitados en poder caminar (al menos los que tenemos limitaciones de movilidad) ,entonces, el visitar una ciudad, mas que nada la mayoría de tiempo, se tiene que hacer en coche.

El primer día, cómo estábamos muy cansados del viaje ,pudimos ver poco. Aún que con el coche casi que se ve mucho, pero lo bonito es patear y verlo de cerca. Pero en todos los sitios, había parquin de minusválidos próximo a los monumentos, y por ejemplo, ese día pudimos ver la Torre Eiffel y la catedral de Note Drame (ésta de lejos ya que se nos hizo difícil la localización, los gps no son lo nuestro). Luego nos fuimos a descansar que llevábamos más de 24h sin dormir.






Al día siguiente éstabamos muy emocionados, ¡tocaba Disney! La verdad nada más llegar, me encantó ver que ya teníamos una entrada preferente (por la fundación Ronald Mcdonald). Y para los futuros que vayáis, si tenéis discapacidad que sepáis que la entrada del acompañante la tenéis gratuita. (Yo ésta parte no la supe)


Me encantó lo que tenían en las tiendecitas, de verdad me lo compraba todo. Al final me quedé con las orejitas y una taza de Olaf. (las que os guste Frozen me entenderán)



Y bueno, os voy a contar mejor el trato allí hacia os discapacitados, que no tanto cómo es el parque que eso lo sabemos todos que es magia pura.
Pensé que sería cómo todos los parques, que nos pondrían con los preferentes, pero para nada. Teníamos un apartado nada más para nosotros. Entrabamos antes que nadie, y hasta en algunas atracciones teníamos bancos (gracias) para esperar.

Pero lo que más me gustó, es que para los desfiles y para el espectáculo del castillo, teníamos zona reservada. Y eso fue maravilloso. 
zona reservada para el desfile Rey León

Aquí ya era la zona reservada para el espectáculo del castillo. Yo decidí ponerme más atrás porqué había una valla y podía apoyarme.

más zona de discapacitados.

las dos horas de espera que estuvimos merecieron la pena.



 Nos trataban con un cariño muy especial y lo que más me gustó fue el respeto que tenían a los casos más especiales. Y sobre todo, que tuvieran esa magia aun que fuera un ratito. Al ver todo aquello, cuando llegué a la casa se me hizo difícil, y me rompí bastante, no sólo por ver la verdad sobre mi vida que siempre me la auto oculto para no sufrir y ver que de verdad tenía discapacidades, y que aunque tire mi cuerpo siempre dirá no. Si no también, me rompí al ver según que casos de personillas pequeñas… 
El tercer día intentamos ver el Louvre por fuera, pero ni hay aparcamientos por alrededor ni nada ,y es imposible con el tráfico. Pero gracias al caos de coches y motos, descubrimos un barrio céntrico dónde pudimos degustar una tabla de quesos increíble. Y luego, pude sola ver cómo estaba de bonita la Torre Eiffel de bonita por la noche iluminada, ya que sólo se enciende de manera chispeante cinco min cada hora a partir de las 22:00h. 












El cuarto día vimos el Disney Land Paris Studio, y creo que fue la parte que más me gustó de todo Disney. Vale que la parte central de Disney es bonita por el castillo, pero Studio lo veo más para ver un poco de lo que hay detrás de cámaras y también ves un poco de los personajes Disney.
A mi cuando hay que caminar o cuando llevo días caminando, no me miréis los looks. Yo estoy por difrutar y por mi comodidad. Que pueda tirar el resto del día (cosa imprescindible para mi y los que me acompañan), y no por que miren que trozo de ropa llevo mejor (lo siento si alguien se ofende por mis vestimentas)




Y me reitero en el cómo cuidan de bien a los discapacitados. (y no es promoción, es que quiero hacer el blog de mi viaje y ya sabéis que una vez lo hice de otro parque temático, y no fue nada bien mi experiencia. Y luego, en los comentarios me contasteis que muchos fuisteis ese día y os pasó igual, valoro mucho el contar estas cosas)
Luego la vuelta a casa fue amena. Pero ya sabéis los que tenéis problemas, lo difícil que se nos hace el ir en coche, pues imaginaros 1100km. Pero mereció la pena, mucho.

Mi resumen de éste viaje es, no temáis a viajar, siempre buscaros un buen compañero de viaje que entienda vuestra enfermedad, que entienda cuando tenéis que descansar, cuándo podéis hacer las cosas y cómo podéis hacerlas es esencial. Pero sobre todo volar, coger el tren o lo que sea pero no temáis que hay cosas maravillosas por el mundo esperando que las descubráis, ya sea solos o acompañados.

Yo lo disfruté a mi manera, a la que tengo, pero lo disfruté y es lo que vale.

No sabía de que iban las atracciones pero yo me subía igual y de eso iba esta aventura, de disfrutar, y eso hice. 





Os recomiendo muchísimo París, lo que, si tenéis problemas de movilidad, miraros de alquilar una moto allí, creo que es la mejor opción o un taxi.

En cuanto a Disney cómo ya he dicho 100% recomendable tengas la edad que tengas, volverás a creer en la magia, si es que no crees aún.

Espero que os haya gustado, cómo siempre comentar lo que os haya parecido, seguirme en mis redes Instagram: www.instagram.com/unacenicientamorada

¡Y a seguir creyendo en la magia!




Un beso enorme bonitxs,

Una Cenicienta Morada




1 comentario:

  1. Qué me alegra saber que te lo has pasado super bien en tú viaje a París y ha Disney .muchos besitos muy dulces para endulzar tú dia corazón Feliz día preciosa

    ResponderEliminar

Imágenes del tema: enjoynz. Con la tecnología de Blogger.