La teoría de las cucharas de energía


Hola mis cenicient@s,

Hoy os quería contar una teoría que leí el otro día cuando investigaba sobre el pasado artículo.  Y es la “Teoría de las Cucharas” de Christine Miserandino. Esta teoría principalmente fue creada para las personas con lupus, pero se puede aplicar perfectamente a cualquier enfermedad crónica, invalidante y del sistema  nervioso central (FM, SFC, SQM, EHS).

Sobretodo esta teoría es para hacernos entender tanto a personas con enfermedad, como a familiares, lo que es un día con estas enfermedades.
Pues bien, imaginaros que cada día tenemos unas cucharas determinadas cada persona, y con cucharas me refiero a cucharas de energía. Claro que, cuando una persona está sana, las cucharas que tiene son infinitas. Pero una persona con lupus, fibromialgia o entre otras, tenemos unas cucharas diarias, concretamente 12. Y sí, parecen pocas, pero son las que el día nos ofrece.

Empecemos con nuestro día, pero acuérdate solo tienes 12 cucharas y a medida que vayas haciendo cosas, aunque sean tonterías, te iré quitando cucharas ya que representan la energía diaria que tienes.

Nos despertamos, y depende de cómo nos levantemos y la noche que hayamos pasado, ya supone que os quite una cuchara. Sí, solo por el hecho de levantaros ya os quito una cuchara.

Vale ahora ponte a desayunar y luego dúchate y aséate, esto ya supone cuchara y media ya que el ducharnos nos cuesta bastante sobre todo si es un día con mucho dolor.

Luego vístete, que entre que encuentras lo que te quieras poner, que te veas bien y demás, ya te quito una cuchara. No hemos ni abierto los ojos casi como aquel que dice y ya tenemos 3 cucharas y media menos, es decir nos quedan 8 cucharas y media para acabar nuestro día.

Si eres de las personas que antes de marcharse a trabajar se ponen a hacerse la cama y recoger un poco la casa quítate cuchara y media más.

Ir al trabajo, supone por cada 30 minutos de retraso, una cuchara. Es decir que entre andar, metros y trafico, tardas una hora en llegar, te debería de quitar dos, pero hoy me portaré bien y solo por hoy te quitaré una.

Ya hemos llegado a la mitad de nuestra energía diaria y aún ni hemos empezado nuestra jornada laboral. Un agobio increíble, pero ¡respira hondo que toca seguir!

Por cada hora de trabajo se te quita una cuchara ya que, entre estrés y el trabajo físico, más comentarios estúpidos que te puedan llegar a hacer y demás, supone mucha energía para nosotros. Entonces, si tenemos una jornada laboral de 8h, necesitaremos 8 cucharas…. UPS! Nos hacen falta más cucharas, ya que ¡solo nos quedaban 6! ¿Y ahora qué hacemos? ¿Cogemos cucharas de mañana para poder acabar la jornada laboral de hoy? Sería lo adecuado, pero pasa una cosa, que las cucharas que cojas del día de mañana no regresaran al día de mañana, es decir si gastamos dos cucharas de mañana que nos faltan hoy, ¡¡mañana solo te levantaras con 10 cucharas!!

Acabas tu jornada laboral, te vas a casa sin energía alguna, y aún te toca soportar más comentarios, más estrés y alguna que otra limpieza más y hacer las comidas. Y a todo esto sin energía alguna y seguramente con dolores.


Lo que os intento decir con esta teoría es que para las personas que tengamos esta enfermedad, de tus 12 cucharas diarias, guarda siempre alguna cuchara de repuesto porque nunca sabes si la vas a necesitar de imprevisto. No gastes más de las cucharas que tienes, porque si no tu cuerpo lo va a lamentar y te va a provocar muchos dolores. Que si tienes que ir al trabajo, coge cucharas de otras cosas que pueden ser imprescindibles para que tu día pueda realizar sus cucharas sin forzarlo a extremos.

Para las personas que no tengan enfermedades crónicas o invalidantes, y me lean, podéis ver como es nuestra vida, y las cucharas de las cuales disponemos, y os he puesto un ejemplo de un día sin dolor, agárrate cuando tenemos dolores que necesitamos las cucharas de tres días para un solo día. Nosotros tenemos que planificar cada cuchara para cada acción cada día, mientras los que estáis “sanos” disponéis de cucharas infinitas.

Así, que a mis cenicient@s queridos, acordaros cada vez que os despertáis analicéis las cucharas que tenéis y en que las puedes y no gastar. Y sobre todo no os sobrecarguéis de más cosas diarias porque repercutirán al día de mañana y eso significará que mañana tendrás mucha menos energía. Y al resto que no tengáis todo esto, disfrutar todo lo que podáis de vuestras cucharas infinitas, y si quieres hacer algo por nosotros, quítarnos cosas que nos supongan usar las nuestras  para hacernos más ameno el día. Y darnos mucho amor y comprensión, que es lo que muchos necesitamos por vuestra parte.

Espero que os haya gustado este artículo y comentarme vuestras opiniones. No os olvidéis de suscribiros si queréis seguir viendo artículos míos y noticias nuevas. También hay un Facebook del blog en el cual constantemente voy colgando los artículos y os lo pongo abajo el enlace para que lo encontréis más fácilmente.

Un saludo mis cenicient@s!





Fotografía realizada por: Francisco Jaramillo 
Página web: http://fjtfotografia.com/


Fuentes de información: http://tulupusesmilupus.com/2012/05/08/como-es-vivir-con-lupus-la-teoria-de-la-cuchara-2/ , https://fibromialgiamelilla.wordpress.com/2014/08/14/6936/


2 comentarios:

  1. Muchas gracias por la sugerencia, ni qué decir, es muy acertada. Hay que planear bien nuestro día de manera que gastemos nuestra limitada energía en lo más importante.

    ResponderEliminar
  2. Tal cual, mi vida diaria.

    ResponderEliminar

Imágenes del tema: enjoynz. Con la tecnología de Blogger.